Emprendedores. Instituto de Emprendimiento Avanzado

emprendedores |  |  IE Avanzado
16 julio, 2018 |

¿Cómo emprender un negocio en solitario?

Emprender un negocio

Emprender un negocio no es tan complicado, lo verdaderamente difícil es superar las primeras etapas y consolidar el proyecto. Por desgracia, se estima que el 80% de las pequeñas empresas fracasa antes de los cinco años y el 90% de ellas no llegan a cumplir su primera década de vida, según reveló un informe del Ayuntamiento de Barcelona que analizó la actividad emprendedora en diferentes países del mundo. En muchos casos el fracaso se debe a la falta de planificación y la mala gestión del negocio.

¿Cómo iniciar un negocio que tenga éxito?

  1. Diseña un plan de negocio.

    Cualquier proyecto debe contar con un plan de negocios que determine su viabilidad técnica, comercial y económica, despertando además el interés de posibles inversores. Esta herramienta te ayudará a darle forma a tu idea de negocio y te permitirá ir planificando los pasos necesarios para llevarla a la práctica, de manera que incrementes las probabilidades de tener éxito y maximices el margen de beneficios.

  2. Analiza la competencia.

    Antes de emprender un negocio, sea cual sea el nicho de mercado que hayas elegido, debes recabar información básica sobre la competencia. ¿Qué están haciendo tus principales competidores? ¿Qué valor añadido puedes aportar que te diferencie de ellos? ¿Cuán satisfechos están sus clientes? Fíjate en los servicios que prestan, el rango de precio que aplican, el personal del que disponen y, si es posible, descubre quiénes son sus distribuidores y proveedores.

    Puedes detectar empresas que ofrecen productos o servicios similares al tuyo en los censos empresariales, como la Cámara de Comercio. El Registro Mercantil también es una valiosa fuente de información ya que todas las sociedades presentan sus cuentas anuales, de manera que podrás formarte una idea de las cifras de negocio que se mueven en el sector y elaborar una prospección más fiable para tu empresa.

  1. Revisa los estudios sectoriales.

    Los estudios sectoriales brindan información pormenorizada sobre el mercado en el que vas a incursionar y su futuro. Contar con datos reales te permitirá conocer en profundidad el sector, para que tomes decisiones informadas y midas mejor el impacto de cada uno de tus pasos. Los informes gratuitos del INE pueden ser un buen punto de partida, pero si quieres ahondar más tendrás que acudir a empresas especializadas como el Observatorio Sectorial DBK que le da seguimiento a unos 700 sectores españoles y publica anualmente unos 300 informes en profundidad.

  2. Infórmate sobre la normativa vigente.

    Como empezar un negocio implica gestionar tantos detalles, es fácil que queden cabos sueltos, pero no revisar la normativa vigente puede salirte muy caro, literalmente. Antes de emprender un negocio, ya se trate de un espacio físico o una tienda online, debes conocer al dedillo la regulación que se aplica pues es probable que tengas que realizar una inversión inicial para cumplir con los requisitos.

  3. Haz networking.

    Tener buenos contactos profesionales es esencial a la hora de iniciar un negocio. Conocer a otros emprendedores te permitirá formarte una idea más clara de lo que significa emprender una actividad por cuenta propia y podrás aprender de su experiencia para evitar los típicos errores de principiante. Esos contactos no solo podrán ayudarte en la fase de lanzamiento sino que también podrían convertirse en inversores, proveedores o distribuidores.

  4. Convierte la tecnología en tu aliada.

    Internet es un recurso maravilloso para emprender un negocio: puede servirte lo mismo para sondear el mercado que para realizar campañas de promoción y fidelización de los clientes. La tecnología te permitirá ahorrar costes, diferenciarte de la competencia y, si la usas inteligentemente, se convertirá en un factor clave para el éxito y la eficiencia en tu empresa.

  5. Busca fuentes de financiación alternativas.

    Muchas personas se preguntan cómo empezar un negocio si no cuentan con el capital inicial necesario y cada vez es más difícil acceder a las fuentes de financiación convencionales. Si es tu caso, debes explorar otras alternativas de financiación, como las plataformas de crowdfunding, ideales para las primeras fases del proyecto, los business angels, que normalmente entran en la primera ronda de financiación cuando el proyecto ya está en marcha o las incubadoras de startups, un modelo de apoyo a emprendedores cuyo proyecto aún no se ha materializado que funciona estupendamente en el sector tecnológico.

Fuentes de financiación de una empresa

Principales fuentes de financiación de una empresa

La liquidez es el oxígeno de la empresa. Cuando escasea el dinero y no se tiene acceso a fuentes de...

Capital mínimo de Sociedad Limitada

¿Cuál es el capital mínimo de una Sociedad Limitada?

Las sociedades limitadas son la forma jurídica más común con la que se constituyen las empresas en España. En 2017,...

Máster en Finanzas para Emprendedores

¿Por qué estudiar un Máster en finanzas si estás decidido a emprender?

En España cada vez más personas se animan a emprender. La tasa de actividad emprendedora en el país creció un...

Te informamos