Formación. Instituto de Emprendimiento Avanzado

18 febrero, 2019 |

Aprender a delegar: Asignatura pendiente de emprendedores

Aprender a delegar

La flexibilidad que implica dirigir un proyecto propio es una de las principales razones por la que los españoles deciden emprender. La libertad para organizar su vida, gestionar sus recursos y su tiempo, es un gran incentivo para montar un negocio. Sin embargo, esos beneficios pueden esfumarse si el emprendedor no logra delegar.

El 72 % de los emprendedores consideran que el emprendimiento ha tenido un impacto negativo en su tiempo libre, según reveló el Barómetro de Emprendimiento de Éxito en España. Los emprendedores reconocen que su tiempo de ocio se ha reducido significativamente y que su carga de trabajo es superior a la que tenían cuando trabajaban como empleados. Eso significa que aprender a delegar es una de las principales asignaturas pendientes de los emprendedores.

¿Por qué es tan importante aprender a delegar?

Antes de iniciar un proyecto, es importante que el emprendedor desarrolle las competencias básicas necesarias para sacar adelante una empresa. Existen diferentes programas, como el MBA para el Emprendimiento, que no solo brindan los conocimientos teóricos sino que también estimulan competencias como aprender a delegar.

Los emprendedores que no saben delegar terminarán asumiendo una carga de trabajo excesiva que genera tensión, estrés y ansiedad. Esa incapacidad para transferir tareas y responsabilidades a los subalternos también afecta la productividad y la eficiencia ya que la empresa se bloqueará cuando el emprendedor no esté presente para resolver los problemas del día a día. Aprender a delegar, al contrario, aporta varias ventajas:

Mejora la productividad.

La productividad de una empresa no depende de cuánto tiempo invierta el emprendedor sino de la eficiencia de los empleados. Asignar a cada profesional las funciones y responsabilidades para las cuales les contrataste agilizará los procesos internos, ganando a su vez en calidad y eficiencia. Al delegar responsabilidades también distribuyes mejor la carga de trabajo, por lo que es más fácil cumplir los plazos y alcanzar los objetivos de negocio.

Aumenta la motivación y el compromiso laboral.

Cuando asignas a tus empleados diferentes responsabilidades y les das cierto margen de autonomía para que desarrollen las tareas, demuestras que confías en ellos, lo cual aumenta la motivación laboral. Hacerles partícipes de tu visión de negocio dejando claro qué pueden aportar a la consecución de los objetivos también incrementa el compromiso con la empresa.

Desarrolla el potencial de los trabajadores.

Delegar responsabilidades es ofrecer nuevas oportunidades para aprender, crecer profesionalmente y desarrollar nuevas habilidades. Los profesionales talentosos valoran mucho esas oportunidades, por lo que delegar también te permitirá atraer y retener talento.

Facilita una gestión empresarial más eficaz.

Aprender a delegar te permitirá tener más tiempo para enfocarte en el núcleo duro de tu empresa, en aquellas tareas que aportan más valor y tienen un mayor impacto. También te permitirá desconectar del trabajo, algo esencial para liberar el estrés y lograr que fluyan nuevas ideas que impulsen tu negocio.

¿Qué puedes delegar y qué no?

La clave para delegar con éxito consiste en saber qué tareas puedes transferir a tu equipo y cuáles son tan importantes que deben quedarse en tus manos. Como regla general, puedes delegar:

  • Tareas rutinarias y minuciosas que consumen mucho tiempo, como puede ser revisar un código informático para encontrar un error, digitalizar la información de la empresa, ordenar archivos, completar formularios o recopilar datos para realizar un estudio de mercado.
  • Tareas administrativas, como redactar los informes de producción, llevar la contabilidad de la empresa, coordinar los pagos o llevar todo lo relacionado con la legislación laboral.
  • Reuniones, presentaciones y visitas a clientes que suelen consumir mucho tiempo, pero no son trascendentales para el funcionamiento de la empresa. En esos casos, puedes confiar en un representante.

Existen otras tareas que se pueden compartir, pero no delegar. Las políticas de selección de personal, las normas de comportamiento en la empresa, las actividades que impliquen la gestión de información confidencial y el establecimiento de las metas del negocio o la toma de decisiones estratégicas deben quedar en manos del emprendedor.

Si has sabido seleccionar a tu equipo, has implementado un buen sistema de trabajo y distribuido las responsabilidades adecuadamente, tu labor debe ser de supervisión, coordinación y toma de decisiones importantes para el rumbo de tu negocio.

Marketing de contenidos

Marketing de contenidos, la mejor manera de posicionar tu negocio

En España, el 91 % de las empresas ya usa el marketing de contenidos como una estrategia para posicionar su...

Tendencias gestion empresarial

Siete tendencias de gestión empresarial en 2019

Las empresas están viviendo una auténtica revolución de la mano de la tecnología, la cual está generando nuevas oportunidades para...

I Encuentro de profesionales del Revenue

Celebrado en el Instituto de Emprendimiento Avanzado, el 14 de marzo de 2018 Apertura a cargo de Excma. Sra. Reyes Maroto...

Te informamos