Formación. Instituto de Emprendimiento Avanzado

formacion |  |  IE Avanzado
2 julio, 2018 |

¿Cuáles son las claves del liderazgo empresarial?

Liderazgo empresarial

La dirección consiste en organizar y mandar. El liderazgo consiste en nutrir y mejorar”, escribió Tom Peters, especialista en prácticas de gestión empresarial. Los buenos líderes inspiran a su equipo y les animan a dar lo mejor de sí en el trabajo, por lo que su influencia termina repercutiendo directamente sobre la productividad. Un estudio en el que se analizaron a 50.000 gerentes demostró que un estilo de liderazgo negativo genera pérdidas para la empresa pero los líderes extraordinarios son capaces de duplicar las ganancias.

Las siete características de un estilo de liderazgo empresarial positivo

  1. Habilidad para reclutar y retener el talento. Cuando el liderazgo de una empresa es negativo, el 80% de los trabajadores quieren dejar su puesto de trabajo pero esa cifra se reduce al 4% cuando se pone en práctica un buen liderazgo empresarial. Los buenos líderes saben que sin un buen equipo no se puede llegar muy lejos, por lo que se esfuerzan por reclutar talento para su empresa y se aseguran de que esas personas se sientan motivadas y satisfechas con su trabajo, dejándoles el margen de libertad suficiente para que puedan innovar.
  2. Capacidad para involucrar a las personas en su visión. Un líder no solo distribuye las tareas y se encarga de que los trabajadores las realicen eficientemente sino que es capaz de involucrarlos en su visión de la empresa, lo cual promueve un alto sentido de pertenencia con la organización. Los buenos líderes son conscientes de que cuantas más personas se sumen a ese sueño, más se esforzarán por llegar a la meta conjunta, por lo que son expertos transmitiendo pasión y entusiasmo por el trabajo.
  3. Comunicación clara y fluida. “El liderazgo es una forma de pensar, actuar y, lo que es aún más importante, una forma de comunicar”, dijo el escritor Simon Sinek. Un liderazgo empresarial positivo se caracteriza por una gestión humana, interactiva y horizontal, de manera que rompe con las barreras impuestas por el autoritarismo y la jerarquía. Este tipo de líder es cercano y dialogante, tiene un estilo de comunicación más abierto, multicanal y horizontal que hace que la información fluya rápidamente y sin barreras.
  4. Orientación hacia los resultados. El liderazgo de una empresa debe orientarse hacia los resultados. Un buen líder no solo es aquel que comprende cuáles son las metas de la organización sino que también es capaz de comunicarlas de forma clara y dirigir a su equipo para alcanzarlas. Ese líder no fomentará un entorno despiadadamente competitivo sino que se esforzará por crear un ambiente de cooperación donde todos trabajen con la vista puesta en un mismo objetivo.
  5. Capacidad resolutiva. En un mercado cambiante, la empresa que no se actualice terminará quedándose obsoleta y no podrá ser competitiva. En esas circunstancias, un buen estilo de liderazgo empresarial es vital para encontrar nuevas alternativas y tomar decisiones. Un buen líder debe tener habilidades de negociación y de resolución de conflictos, así como ser capaz de asumir los riesgos necesarios en diferentes contextos. Tomar la decisión correcta en el momento adecuado puede representar un gran ahorro o incluso generar grandes ganancias para la empresa.
  6. Planificación estratégica. Una de las principales fortalezas de un buen líder es su capacidad para mirar al futuro y anticipar con cierta precisión hacia dónde se dirigen el sector y el mercado. Si el liderazgo de una empresa está en manos de una persona que tiene la capacidad de anticipar tendencias, podrá colocarse un paso por delante de sus competidores. Un líder visionario se pregunta constantemente qué pasará dentro de seis meses, un año o cinco años, y en base a ello elabora una planificación estratégica que le ayude a tomar mejores decisiones e invertir inteligentemente los recursos de la organización.
  7. Actitud positiva. Un buen liderazgo empresarial transmite positividad. Cuando el líder asume una actitud positiva contagia al resto del equipo, de manera que todos se sentirán más optimistas y con ganas de trabajar. Estos líderes no ven los problemas como obstáculos sino como oportunidades para innovar. En 2012, por ejemplo, Pepsi convirtió su principal amenaza, ser la segunda opción por detrás de Coca Cola, en un original vídeo publicitario en el que transmitió un mensaje muy claro: arriésgate, las opciones menos convencionales pueden abrir las puertas a experiencias positivas insospechadas.

 

Fuentes de financiación de una empresa

Principales fuentes de financiación de una empresa

La liquidez es el oxígeno de la empresa. Cuando escasea el dinero y no se tiene acceso a fuentes de...

Capital mínimo de Sociedad Limitada

¿Cuál es el capital mínimo de una Sociedad Limitada?

Las sociedades limitadas son la forma jurídica más común con la que se constituyen las empresas en España. En 2017,...

Máster en Finanzas para Emprendedores

¿Por qué estudiar un Máster en finanzas si estás decidido a emprender?

En España cada vez más personas se animan a emprender. La tasa de actividad emprendedora en el país creció un...

Te informamos