Formación. Instituto de Emprendimiento Avanzado

La importancia de la cultura emprendedora

Importancia de la cultura emprendedora

En un mercado tan saturado, competitivo y cambiante como el actual, la cultura emprendedora es cada vez más importante para la supervivencia de un negocio. Si no se fomenta una cultura emprendedora y empresarial, el negocio corre el riesgo de anquilosarse ya que se limita a la gestión del patrimonio y los recursos humanos. El espíritu emprendedor, al contrario, insufla vida a la empresa y le permite crecer incluso en los tiempos difíciles.

¿Qué es la cultura emprendedora?

La cultura emprendedora implica una motivación intrínseca para identificar las oportunidades de negocio y llevarlas a la práctica para generar valor. Se trata de un espíritu emprendedor que permea todos los niveles de la organización fomentando la innovación empresarial y permitiendo afrontar los cambios con flexibilidad y creatividad.

Para que exista una cultura emprendedora y empresarial es imprescindible:

  • Generar ideas de negocio. Las ideas de negocio no expiran con la puesta en marcha de la empresa, deben seguir fluyendo para dar lugar a nuevos productos o servicios, perfeccionar los existentes o reorientar la actividad empresarial de manera más eficiente para promover su crecimiento.
  • Estar dispuesto a asumir riesgos. Las ideas de negocio no llegarán a ninguna parte si no estás dispuesto a invertir en ellas y correr riesgos. Fomentar el intraemprendimiento también implica poner a disposición de los empleados los recursos que necesitan para que puedan llevar a la práctica aquellos proyectos que aporten valor a la organización.
  • Abrazar el cambio. La cultura emprendedora es sinónimo de cambio y transformación. Implica mantenerse atento a las nuevas oportunidades de negocio, buscar soluciones innovadoras a los problemas e introducir variaciones que contribuyan a la eficiencia empresarial.

¿Por qué apostar por una cultura emprendedora?

  • Estimula el crecimiento empresarial. La cultura emprendedora facilita el descubrimiento de nuevas oportunidades de negocio, ya se trate de nichos desatendidos o necesidades insatisfechas, de manera que si la empresa los aprovecha, podrá crecer ganando cuota de mercado.
  • Permite ahorrar costes. La innovación que se produce como resultado de la cultura emprendedora permite ahorrar costes, ya sea porque se perfecciona el proceso de producción, se introducen cambios en el modelo de negocio o se realiza una reorganización estructural.
  • Mejora la competitividad. Las nuevas iniciativas empresariales suelen mejorar la eficiencia, tanto en términos de organización como en procesos, productos, servicios o mercados. Esos cambios permiten que la empresa sea más competitiva y pueda proyectar mejor su estrategia de crecimiento a largo plazo.
  • Aumenta la satisfacción laboral. El 45 % de los emprendedores que dirigen una empresa afirman sentirse muy satisfechos con su trabajo, pero solo el 27 % de los empleados experimentan ese nivel de satisfacción laboral, según el Libro Verde de la Comisión de las Comunidades Europeas. Fomentar una cultura emprendedora y empresarial contribuye a mejorar la satisfacción laboral, la motivación por el trabajo y el compromiso con la organización.
  • Atrae y retiene el talento. Los profesionales talentosos prefieren trabajar en empresas que tengan en cuenta sus ideas y las apoyen. Por eso, promover la cultura emprendedora es una estrategia para mejorar tu marca empleadora, de manera que tu empresa pueda atraer y retener el talento que te ayudará a hacerla crecer.

¿Cómo desarrollar una cultura emprendedora?

La formación para emprender es cada vez más importante. El 34 % de los españoles creen que el espíritu empresarial se puede adquirir en la universidad y el 38 % consideran que los centros de formación profesional son el mejor lugar para aprender a emprender, según reveló un informe de la Cámara de Comercio.

Un MBA para el emprendimiento no solo te brindará los conocimientos teóricos que necesitas sino que también te ayudará a desarrollar las habilidades prácticas imprescindibles para fomentar una cultura emprendedora que te permita dirigir con éxito tu empresa.

Aprender a delegar

Aprender a delegar: Asignatura pendiente de emprendedores

La flexibilidad que implica dirigir un proyecto propio es una de las principales razones por la que los españoles deciden...

Ética emrpesarial

Ética empresarial, ¿cómo es tu empresa?

“La ética es la actividad del hombre dirigida a garantizar la perfección interna de su propia personalidad”, dijo el filósofo...

Dropshipping

Dropshipping: La manera fácil de emprender

Si estás pensando en montar un negocio, el modelo de dropshipping es una de las vías más sencillas para emprender....

Te informamos