Gestión de Empresas. Instituto de Emprendimiento Avanzado

Las 5 funciones de un director de empresa

Funciones del director de empresa

A medida que las empresas han ido creciendo, la figura del Director General ha ganado protagonismo pues en sus manos descansan diferentes procesos vitales para que la organización tenga éxito. Las responsabilidades y funciones de un director son muchas y dan forma a la cultura organizacional marcando el rumbo de la empresa y potenciando el trabajo conjunto entre las diferentes áreas de actividad.
Las responsabilidades y funciones del Director General en una organización son:

1. Fomentar un buen ambiente laboral

Una de las funciones del Director General consiste en fomentar un ambiente de trabajo que facilite la consecución de los objetivos de la empresa. La respuesta de los directivos ante los problemas y oportunidades, así como las expectativas de desempeño que establezcan en la organización, determinarán en gran medida el ambiente de trabajo que se respira. Si un director establece estándares altos, los jefes de departamento harán lo mismo y se fomentará una cultura de la calidad, donde cada trabajador se esfuerza por dar lo mejor de sí.

2. Elaborar una visión estratégica

El Director General se encuentra en una posición privilegiada para conseguir una visión global de la organización, de manera que entre sus funciones se encuentra desarrollar una visión estratégica que promueva el crecimiento. El director debe ser capaz de comprender las potencialidades de la empresa y vislumbrar las oportunidades que depara el futuro, diseñando un plan de acción y un plan de negocios que permita ir del estado actual al estado deseado. Por supuesto, también debe ser capaz de transmitir esa visión a su equipo, de manera que todos compartan los mismos valores y se involucren para alcanzar las metas organizacionales.

3. Distribuir los recursos

Una de las principales funciones de un director consiste en administrar los recursos materiales y humanos de los que dispone la organización, distribuyéndolos inteligentemente en las diferentes áreas para usarlos de manera más eficiente. Un buen Director General concentra más recursos en las situaciones que representan oportunidades interesantes para lograr una ventaja competitiva importante a medio o largo plazo.
A finales de 1970, por ejemplo, el nuevo Director General de Frito-Lay cambió por completo la estrategia empresarial de construir nuevas plantas cada año para ganar participación de mercado en un negocio que estaba produciendo un bajo rendimiento. En su lugar, invirtió parte de los recursos en mejoras de procesos y productividad, lo cual aumentó el margen de ganancias de cada planta productora.

4. Supervisar y reorganizar los procesos

Entre las funciones del Director General se encuentra la supervisión de los procesos estratégicos de la organización. Eso significa mantener un control regular que permita detectar problemas y oportunidades de negocios para responder rápidamente. Los mejores directivos usan inteligentemente la información y no comprometen a su organización con tareas que no puede gestionar pero también se aseguran de que trabaje a máxima capacidad. Gracias a ese control sistemático, pueden saber si los procesos planificados son óptimos o si es necesario reorganizarlos para que sean más eficientes.
Un ejemplo de reestructuración profunda ocurrió en el seno de British Airlines en 1981, cuando su nuevo director, Lord King, notó que la compañía estaba operando de manera muy ineficiente y desperdiciando recursos valiosos. Entonces decidió eliminar rutas no rentables, modernizó la flota y reparó la imagen de la aerolínea contratando a un experto en marketing. En una década, British Airlines no solo se recuperó sino que llegó a ganar más que las aerolíneas de la competencia.

5. Liderar el equipo

Una de las funciones del Director General consiste en liderar a su equipo. Un director debe transmitir pasión por la empresa y compromiso con el trabajo. También debe ser consciente de la importancia de reclutar y retener al talento, y encargarse de promover a las personas más capaces y eficientes a los puestos de mayor responsabilidad. Un buen director instaura una cultura de formación continua, asigna tareas desafiantes a los jefes de departamentos para eliminar posibles bloqueos y realiza rotación laboral para romper los imperios funcionales que se crean con el tiempo y obstaculizan el crecimiento de la empresa.

Certamen de Oratoria 2019 (ORATOGA) en el Senado

El jueves 9 de Mayo, ha tenido lugar el Certamen de Oratoria 2019 (ORATOGA), en el Senado. Cuya directora, doña...

Nociones técnicas de Ciberseguridad

El viernes día 15 de Marzo, en las instalaciones del Instituto de Emprendimiento Avanzado tuvo lugar la clausura del Módulo...

Conferencia sobre “La Ética de la Empresa, la Ética del empresario y la Ética de los Trabajadores”

El viernes día 5 de Abril, en las instalaciones del Instituto de Emprendimiento Avanzado tuvo lugar la Clausura y Entrega...

Te informamos